¿VIVIRÍAS CON UNA PAREJA INFIEL, PERO LEAL?

cover

Texto: Francesca Arrocha / francesca.arrocha@gmail.com

Tengo una amiga, con más de 20 años de casada y dos hijos, que me decía que ella creía en la lealtad más no en la fidelidad. Sus palabras calaron en mí de una forma bastante curiosa, lo digo porque fue hace 10 años más o menos que me lo dijo, y desde ese momento hasta ahora esa frase ha tomado distintos matices para mí.

Si nos ponemos técnicos, el ser infiel podría ser considerado un acto desleal, pero éste no sería el caso. Mi amiga hacía alusión específicamente a que si su esposo le fuese infiel alguna vez, ella lo perdonaría siempre y cuando él haya estado cumpliendo con todas sus obligaciones como marido, es decir: siendo leal.

Para algunos éste puede ser un pensamiento que va desde lo conformista hasta lo machista, pero en ese momento, conociendo a su esposo y a la familia que conforman, yo entendía perfectamente y hasta me parecía bastante lógica su filosofía.

STRAMBOTIX-5

Dicho esto, para mí era imposible pensar en que alguno de los dos fuese infiel, ni por un segundo creí que ese escenario alguna vez pudiese llegar a ser realidad. Si ha pasado, está pasando o pasará, eso no lo sé, pero en definitiva si se llegase a dar creo que no llegaría a ser más que un traspié en su muy bien llevada vida juntos.

Me podrían llamar estúpida, inocente o quizás muy “open-minded”, pero yo soy de esas idiotas que cree en el perdón y las segundas oportunidades, quizás porque soy consciente de lo frágil que es el ego humano, y lo fácil que es equivocarse, y además conozco la bonita paz que te da el perdonar.

Ahora, yo soy de otra generación distinta a la de ellos. Estoy familiarizada con otras opciones cuando se trata de hacer vida en pareja y sé que hay relaciones abiertas, poliamori, híbridas, etc., y que ya es posible, si se quiere, olvidar la clásica relación exclusiva de a dos.

Cada quien tendrá su opinión con respecto a cómo debe ser llevado eso del amor en pareja, pero al final cada relación es un mundo, con sus propias bases y reglas y no creo que nadie deba juzgar las preferencias de los demás. Siempre digo que lo que funciona para usted no necesariamente le funcione a los otros.

STRAMBOTIX-10

Un tema que siempre me gusta tocar es el de la monogamia. Existen teorías que dicen de que la monogamia es un invento bastante reciente en la historia de la humanidad, que de hecho, el ser humano no es monógamo por naturaleza si no por necesidades sociales, reproductivas y/o políticas, y eso tal vez explicaría por qué cerca del 50% de las personas admiten haber sido infiel o alegan haber sido engañados por su pareja. Yo creo que la monogamia no es natural, sino una elección. Uno elige serle fiel a alguien porque así se ha acordado.

Hace unos días hice un pequeño sondeo en redes sociales, y pregunté a mis amigos y conocidos si considerarían como infidelidad el haberse enterado que su pareja actual, durante el tiempo de “dating”, se acostó con alguien más. Como era de esperarse las respuestas fueron bastante variadas, pero algo que sí noté es que para la mayoría de las mujeres sí era considerado infidelidad, y de no ser considerado como tal, sí hubiese ocasionado una molestia de mediana a grande, pero sin repercusiones para la pareja, y para muchos de los hombres no era considerado de ninguna manera como infidelidad.

Otra cosa que se comentó fue la diferencia cultural que existe a veces con otras latitudes en donde, al parecer, son un poco más abiertos con el tema de la exclusividad de parejas cuando aún no hay nada formal.

La conclusión a la que llegué es que el escenario perfecto sería la comunicación desde un principio, tener las reglas claras, que ambas partes estén enteradas de que si además de estar saliendo con uno, también se vale salir o acostarse con otra gente.

Yo crecí pensando que el amor no era para siempre, porque la mayoría de las familias que me rodeaban, incluyendo la mía, se disolvían. Yo aprendí desde los nueve años que a veces lo mejor es separarse, y no fue hasta que tuve doce, cuando conocí a la pareja de la que les hablo al principio del artículo, que recuperé mi fe en el amor para siempre. Ellos son para para mí un modelo a seguir, y de ellos aprendí que hace falta mucho más que amor para formar un hogar.

Es un trabajo diario que incluye buen humor, cariño, lealtad, admiración, confianza y templanza. Un trabajo que es difícil, pero sus frutos se recogen a diario, y eso es lo que da la satisfacción.

No todos nacemos para estar en pareja. Y creo que a veces esa es una de las equivocaciones sociales a las que se someten muchos. Si usted no puede quedarse tranquilo o tranquila con una sola pareja, entonces no esté en una relación exclusiva. Búsquese a alguien que comparta su misma filosofía de vida y así todos ganan.

Todos crecemos con diferentes valores y usualmente los seres humanos imitamos patrones o los rompemos. Muchas personas que crecen en familias donde el padre o la madre fue infiel terminan siendo iguales, otros rompen patrones y deciden ser todo lo que sus padres no fueron para su familia.

Para evolucionar hay que modificar la conducta, ser conscientes de nuestras carencias y compensarlas. Lo que nos diferencia de los animales, supuestamente, es nuestra razón y el poder discernir sin actuar exclusivamente de forma instintiva, tenemos la opción de ser racionales, entonces yo diría que tenemos que empezar por ser honestos con nosotros mismos sobre qué es lo que realmente estamos dispuestos a ofrecer, de acuerdo a lo que somos y podemos dar, y lo que esperamos recibir de lo demás, de acuerdo a lo que ellos son y pueden dar, y que si bien esto no debería ser lo mismo, sí tendría que ser equitativo.

 Parejaabrazo

The following two tabs change content below.
francesca.arrocha@gmail.com / Graduada en Artes Culinarias, psicóloga en formación, pichón de escritora y emprendedora. Redactora de www.strambotix.com

Latest posts by Francesca Arrocha (see all)

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Login

Deja un Comentario