EL EFECTO PASAJERO DE LA “FLUOXETINA”

FLUOXETINA

Me encontré muerto en una bañera. No quedaba más nada de mi, ni siquiera lágrimas, solo cenizas de algún fuego que existió una vez; cenizas que se esparcían por el agua y se despedían en el drenaje.

Sólo quedaban los restos de un cuerpo celestial, que iluminaba la habitación donde se encontraba con sólo una sonrisa. El cuerpo de un personaje que se volvió indiferente y anómico, a causa de la injusticia; o como le dicen los adultos: la madurez. Ya ni el alcohol sirve como morfina, el mismo se desborda por mis poros como sudor.

No sé si me suicidé, o sólo estoy dopado por el efecto pasajero de la fluoxetina, sólo sé que mi mirada está perdida. Estoy ahí flotando mirando al techo sin mostrar ningún tipo de sentimiento. No hay sangre, no veo cortadas en mis brazos, solo las de mi alma. Aprecio un desangramiento, no físico, si no holístico. La sangre inhumana se esparce por toda la habitación pidiendo el último auxilio.

Estoy completamente exánime, el estado que cualquier alma infeliz desearía adoptar. No siento que perdí la cordura, por que nunca la tuve, pero si perdí la vitalidad. Perdí la aspiración a mi empleo soñado, mis padres sienten decepción porque no soy lo que ellos desean y la persona que amo no me ama de vuelta. Pero estas son razones enclenques, dirás. Todos pasamos por esto, dirás.

El problema está en que no estoy acostumbrado a la abrumación, la preocupación o la necesidad. Soy tan indefenso e inocente que no soporto la decadencia sentimental. Para lo que todos ven como algo sin importancia, para mi significa la vida. Ahí está la razón por la cual estoy tirado sobre el agua, pensando mi existencia, mientras mi mamá toca la puerta exclamando que salga para seguir con mi corriente vida.

Pronto se pasará el efecto de la fluoxetina, si es que estoy vivo. Mi sistema nervioso volverá a funcionar y seguiré adelante como las demás personas. Seguiré con mi vida aburrida, viviendo alrededor de seres estúpidos que ponen el materialismo sobre el amor. Pero, ¿que puedo hacer al respecto?

The following two tabs change content below.

Gilberto

gilbertortega@icloud.com / Pienso más de lo que hablo, pero eso no evita que llame la atención. No tienes que estar enamorado para opinar sobre amor, no tienes que conocer la felicidad para hablar sobre ella, pero si tienes que ser humano para hablar de lo que te entristece.

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Login

Deja un Comentario