“DÍAS DE CINE” (IFF PANAMÁ)

La-cazadora-del-águila

Para algunos, puede que el Festival de Cine Internacional de Panamá (IFF Panama) les quede lejos, pero yo todavía sigo relamiéndome las comisuras.

Comencé con Cimarronaje en Panamá del director Toshi Sakai, un japonés enamorado de Portobelo, desde que lo vivió hace ya cuarenta años (cuando lo mencionó en la presentación, me vino a la mente Marco Polo en Mongolia y Brad Pitt en el Tibet).

No es de extrañar, que se quedara prendido de una bahía que hace honor a su nombre, pero está claro que lo que más le llamó la atención, es lo poco que se valora la cultura afro-americana en comparación con sus famosas murallas y La Aduana. Aunque el documental no contara con el apoyo de la documentación que sería de esperar, Sakai ha logrado reconstruir aquella época gracias a una fotografía muy cuidada y a la investigación en países con una historia similar.

Al día siguiente hice lo que más me gusta hacer en festivales, y en algún que otro cumpleaños: pasarme la tarde en el cine. Las elegidas ese día fueron Dulzura Americana y We live in Public. En el caso de la primera, me dio un poco de miedo meterme en una película de casi tres horas y con una trama un poco dudosa: “una adolescente deja a su familia disfuncional para unirse a un equipo de ventas de suscripciones de revistas, que recorre, vendiendo puerta a puerta”.

La verdad es que fui porque una amiga del alma la había elegido y con eso me bastaba. También es verdad que me sorprendió encontrarme con una película fresca hablando de algo tan manido como el amor y la búsqueda personal.

Star, su protagonista, es tan inocente como astuta, amorosa como guerrera, pero sobre todo es fiel a sí misma, y las pocas veces en las que no, es por amor. La forma de presentar esa autenticidad es contrastándola con ambientes rudos, lo cual crea una tensión y una solidez en el personaje que, sin duda, disfruté. Y bueno, sí, lo reconozco, quiero ser Star.

We live in Public me asqueó. Ese es el efecto que probablemente busca, pero prefiero salir del cine pensando que la vida es hermosa pese a todo. Puede parecer una aspiración aburrida e insustancial pero así es. Por eso supongo que me enganchó Conduciendo con Selvi. Me gustó tanto esta historia que al día siguiente pedí una entrevista a Elisa Paloschi, su directora. Fue tal y como esperaba, alargué el buen sabor de boca que me había dejado la película por un día más.

Otra historia de superación de la mujer ante las adversidades de nuestro mundo patriarcal, como la de Selvi, fue La Cazadora de Águilas. La cámara aquí está más enfocada al entorno, tanto social como paisajístico, de Mongolia. Sin duda una película para ir a las 3 de la tarde sola un lunes y sentirte afortunada.

He dejado para el final la que cerró mi Festival con broche de oro: Cameraperson. Una de las escenas más impactantes para mí fue cuando la cámara estaba asistiendo a un parto de, lo que parecía, un bebé sin duda (fue peor voltear la cara porque escuchar eso es una experiencia bien fuerte). Justo en ese momento miré a mi compañero y adivinen: ¡estaba dormido! No daba crédito pero así fue. Otra gente abandonó la sala antes del final, así que, está claro que no llovió a gusto de todos.

lara-ortega

Lara Ortega, entrevista a Elisa Paloschi, directora de la película Conduciendo con Selvi. Foto: Selene Angelone

Para terminar, me quedo con esta idea que me comentó Elisa durante la entrevista cuando le pregunté por qué había estado tanto tiempo sin hacer una película antes de sacar Conduciendo con Selvi: “Antes de esta película sentía que la cámara estaba actuando como un escudo entre yo y la realidad que estaba filmando y eso no me gustaba para nada. Con esta película me pasó lo contrario, pude acercarme a la realidad de Selvi y de las otras chicas gracias precisamente a la cámara”.

Enormemente revelador para quien busca utilizar su arte para conectarse con otra realidad y con una misma. Nada mal para unos días de cine.

The following two tabs change content below.

Lara Carballo

ortegacarballo.lara@gmail.com / Creo en eso que dice la artista Louise Burgeois de que “el arte es la garantía de la cordura”. Publico con el apellido de mi madre, he dado la vuelta al mundo una vez, a mi cabeza varias y las casas en las que he vivido siempre acaban albergando todo tipo de seres extraños.

Latest posts by Lara Carballo (see all)

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Login

Deja un Comentario